¿PORQUE ERA MEJOR LA MÚSICA DE “ANTES”?

Quizá lo hemos escuchado muchísimas veces en nuestras vidas, sobre todo por las generaciones que nos anteceden. ¿Quién no se ha enfrentado a esa pregunta y a ese tema?. Esto ha pasado siempre, desde que la música es música. De hecho, en cada cambio de estilo musical ocurridos en Europa Occidental, desde que los compositores dejaron de componer para el culto religioso y siguieron su inspiración financiados por mecenas, fueron duramente criticados e incomprendidos.

Lo mismo ocurre con el Jazz, por excelencia nuestra música popular del siglo XX comienza a separarse de su columna vertebral ,el blues. Así se genera un nuevo movimiento llamado Rock & Roll. Bill Halley es uno de los primeros exponentes hasta que Elvis Presley revolucionó la industria de la música con sus movimientos pélvicos y su imagen de ídolo, lo que llevaron a reconocerlo hasta estos días como el ELVIS THE KING.

Eso fue solo la punta del iceberg. Luego siguieron los Beatles y en ese momento se produce un choque de generaciones. Los “viejos” los criticaban y no dudaban en tildarlos de bulliciosos e inmorales. Los jóvenes de los 60 colmaban las disquerías cuando llegaba algún nuevo disco de los Beatles. Y así sigue la historia con innumerables nombres y grupos que marcaron un camino musical sólido, con una creatividad y calidad incuestionable.

Llega la década del 70 que está colmada de excelentes composiciones a nivel popular. Aquí empieza la tecnología a formar parte de la música y aportar con nuevas sonoridades. Es el turno de los sintetizadores. Luego la de los 80 que sigue la misma línea pero con un par de elementos nuevos que entran en acción. Las máquinas rítmicas que apoyan la sección rítmica, pero SIN REEMPLAZARLA. Es decir el factor humano seguía siendo parte indiscutida de una pieza musical.

Así pasamos a los 90, en donde la tecnología sigue incrementando su desarrollo y el músico se va rodeando de estos nuevos “juguetes” que eran muy entretenidos y enriquecían aún más a la sonoridad de una banda o proyecto musical. Pero es en esta misma década es en donde se pone a disposición del mundo el HOME STUDIO (Un computador, dos parlantes y una interfaz de sonido) diseñado para desarrollar música, disponible para todos los habitantes de este planeta (músicos o no).

En definitiva cualquier persona, siendo músico, aficionado, profesional o simplemente no siendo músico (pero con ganas de hacer música), podía acceder a desarrollar una canción sin tener que estudiar formalmente o dominar, al menos, un instrumento como lo hicieron los músicos de antes.

Entonces llegamos al siglo XXI, en donde escuchamos “música” que en la mayoría de los casos no proviene de un músico, sino de una máquina programada con una determinada plantilla o fórmula infalible. Es decir, las canciones que escuchamos en la actualidad están hechas por un usuario que RARA VEZ ES MÚSICO.

No digo que sea malo o bueno, simplemente me refiero a que los que fuimos jóvenes en los 80, pudimos escuchar en las fiestas, radios o reuniones de amigos música de élite y de una gran calidad. Sin saberlo fuimos privilegiados y estábamos siendo parte de un proceso histórico. En definitiva creo que fuimos los últimos jóvenes que escuchamos música COMPUESTA POR MÚSICOS PROFESIONALES.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con gente que quizás le puede interesar este contenido de valor.

Un abrazo, Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.