Luis Cheul, tonos en la naturaleza

TONOS PERFECTOS EN LA NATURALEZA

Hay fenómenos en la naturaleza que se producen por diversas condiciones. Todo empezó con un hombre y una manzana que caía (Isaac Newton) . La ley de la gravedad, el equilibrio, la fuerza centrípeta-centrífuga, acción-reacción, la perpendicularidad cuando se construye, etc. Existen muchas leyes que provienen de nuestra naturaleza y se cumplen siempre

También existen leyes físico-acústicas que se cumplen “naturalmente”, es decir, funciona como una ley natural más dentro del universo. En la música comienza con la sucesión natural de armónicos propuesta por Pitágoras (127 a.C) en la cual, plantea que existen tonos (frecuencias) que vibran “por simpatía” después de la emisión de un primer tono.

Estos tonos obedecen a un experimento realizado por Pitágoras en un “monocordio” (instrumento de solo una cuerda tensada en dos extremos). Analógicamente sería una guitarra de una cuerda. Luego de experimentar que sucede en distintos puntos de la cuerda, pudo descubrir en primera instancia que la altura de sonido de ese monocordio dependía de la tensión de la cuerda. Además, que dicha cuerda si era tangencialmente pulsada en ciertos puntos, matemáticamente distanciados entre ellos (armónicos de cualquier instrumento de cuerda), se producían notas que sonaban “bien”, brindando una sensación “agradable”.

Es decir, si hablamos en términos musicales y ponemos como ejemplo la nota DO, esta será “acompañada” por sus armónicos naturales después del primer momento de su ejecución. Estas notas “acompañantes” son los conocidos armónicos naturales. Solo son humanamente audibles los primeros tres, los cuales reciben ciertos nombres técnicos que son la 8va perfecta (DO a DO), la 5ª perfecta (DO a SOL) y la 4ª perfecta que es la inversión de las notas DO y SOL, osea, la distancia entre SOL y DO (Ver intervalos complementarios-Cap. 3-Vol 1).

La palabra “perfecta” la conocemos también como JUSTA refiriéndose a la perfección auditiva, es decir cuando se emite el DO,  luego de un breve instante se escucha (levemente) la nota SOL sin haberla ejecutado (importante). Luego aún más inaudible vuelve a sonar la nota DO pero en la octava superior lo que produce la consonancia de 4J o cuarta perfecta.

En definitiva, esto llevó a considerar estas notas “agradables” como consonancias absolutas desde el canto gregoriano (700 d.C) hasta fines de la Edad Media (siglo XV). Incluso la DISONANCIA era considerada nefasta, llegando a nombrar al tritono (vital para el blues y la música popular del siglo XX) como el “diabolus in música” o “el diablo en la música”.

Después de varios siglos evoluciona constantemente el concepto de CONSONANCIA sumándose otros tonos que también “sonaban bien”. Estos tonos naturales siguen siendo aceptados por nuestros oídos. Siguen siendo parte de la estructura fundamental de las triadas básicas que forman los GRADOS DE NUESTRO SISTEMA TONAL .

Lo más relevante de este análisis es que TODOS LOS TEMAS POPULARES DEL SIGLO XX EN ADELANTE UTILIZAN ESTOS GRADOS. Estas notas “perfectas” producidas por nuestra naturaleza siempre serán parte de una CONSONANCIA ABSOLUTA. En la actualidad podríamos decir que la música más “oreja” es la más sencilla de escuchar porque está compuesta por grados diatónicos que son generalmente triadas con notas duplicadas. Luego vienen las tétradas logrando una sonoridad más completa. Pero la correcta utilización de 5 a 6  notas SIMULTÁNEAMENTE, es la sonoridad que se logra en el JAZZ,  más rica en DENSIDAD. Acordes sin esas notas FÍSICO-ACÚSTICAMENTE PERFECTAS las cuales son reemplazadas por TENSIONES DISPONIBLES.

Este concepto armónico lo trataremos en el siguiente artículo LA MAGIA DE LAS SEGUNDAS EN EL JAZZ.

Si te ha gustado este artículo, compártelo con quién creas que le puede ser de utilidad.

Un gran abrazo, Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

Deja un comentario