EL EGO EN LOS MÚSICOS (¿EGO BUENO v/s EGO MALO?)

En el lenguaje coloquial, se hace referencia al EGO como exceso de autoestima. Una persona egoísta es aquél que no solo tiene un amor excesivo por su propia persona. Además, le hace estar pendiente en todo momento de su propio interés sin importar el de las demás personas que le rodean.

El EGOCENTRISMO es transversal para todos los habitantes de este planeta. Lo podemos ver y percibir a diario en nuestro interior y en el de los demás independiente del estilo de vida y de la actividad profesional que realizamos.

El EGO se observa con mucha frecuencia en el arte y a nosotros los músicos es algo que nos acompaña desde pequeños. A quien no lo han tildado de “egocéntrico” y/o “autorreferente” alguna vez.

Afortunadamente los músicos más viejos, gracias a la experiencia que nos otorga la vida, lo entendemos de otra forma al niño-artista que nos tocó encarnar en el pasado. Es muy difícil cuando pequeños, discriminar entre los “dos EGOS”, el “bueno” y el “malo”.

De hecho, no existe diferencia desde el punto de vista teórico y técnico. Hay UN SOLO EGO, pero yo lo entiendo como positivo y negativo en la música.

Trataré como siempre hacer un paralelo entre ambos “EGOS” y rescatar lo positivo de este tema que no es menor en nuestra disciplina.

Desde que adquirimos un instrumento, formamos una banda, tenemos “grupis” y admiradores dentro de nuestro círculo cercano y más encima nos subimos al escenario, con luces, amplificación, aplausos, ovación. ¡¡Otra!! ¡¡¡Otra!!! etc…. Es imposible “no creerse el cuento”.

Pero, así como en “LA CENICIENTA”, desaparece el hechizo y volvemos a casa como cualquier ser humano normal, a nuestra vida cotidiana añorando volver a vivir ese momento maravilloso, lleno de experiencias y energías sublimes, pero en realidad efímero y muy breve…

El factor tiempo relativo según yo es aplicable: “el tiempo pasa muy rápido si lo estamos pasando bien…” y al revés pasa muuuuy lento. Por esto es que queremos volver a vivir una y otra vez ese instante mágico que nos brinda la música. Muchas veces lo revivimos viendo el video de la tocata, o escuchando por enésima vez mi disco, etc.. En esas vivencias es válido preguntarse si está bien o mal “volver tantas veces a revivir el pasado musical”.

La pregunta es clara: ¿ME HACE BIEN Y NO AFECTO AL RESTO?

Entonces está bien ya que no hay daños colaterales.

Eso sería un “EGO BUENO” según mi visión. Además, lo veo como “la zanahoria delante del burro” que nos permite plantearnos metas y no dudar en alcanzarlas, al precio que fuese. Ese EGO positivo nos da la sensación de tranquilidad ya que estamos cumpliendo con nuestra misión en este mundo.

NO EXISTE EGO BUENO SIN AUTOAPROBACIÓN

Acá hay un tema importante. Muchas veces deseamos tocar o ser “como el otro”.  Es muy necesario querernos y aprobarnos, más que admirarnos eternamente.

Esto parece ser muy sencillo, pero nos cuesta a la mayoría de los músicos. Muchas veces no vemos o no valoramos los dones que tenemos y siempre estamos en una “competencia” por algún objetivo. Esa competencia mientras sea sana y no afecte al resto, es válida y necesaria para el desarrollo personal y profesional.

 ¡¡Quiero aclarar que la única competencia válida es conmigo!!, no con el colega del lado.

Si escucho lo que grabé hace 10 años y veo que he progresado, está perfecto. Pero no puedo controlar los logros de otras personas. Eso es CEDER PODER AL OTRO, y ahí es donde aparece el EGO MALO.

 

La pregunta seria ahora: ¿ME HACE BIEN Y AFECTO AL RESTO?

Entonces, según yo, es EGO MALO y por ende DESTRUCTIVO.

Este EGO MALO solo considera mis intereses y no el de los demás. Es preocuparse de satisfacerme y que me haga bien a mi, muchas veces en desmedro del bienestar del otro.

Hemos dicho y escuchado frecuentemente frases como: “Toca bien, pero…” también “si, pero le falta…”  o «yo lo habría hecho de otra forma…» y una infinidad de “pseudo-excusas” para validarme y no enfrentar a mi peor fantasma: YO y solamente YO.

Creo que ese EGO MALO debe erradicarse de nuestras vidas para poder crecer personal y musicalmente, además de poder aportar siendo personas sanas y positivas. Ser músicos que tengamos la capacidad de reconocer y aplaudir los logros del colega. No olvidar que nunca hemos transitado sobre el camino del otro ni hemos estado en sus zapatos. No tenemos idea lo que le ha costado estar donde está….

En resumen, el “EGO BUENO” nos ayuda a confiar en nosotros y darnos la seguridad que estamos avanzando en la dirección correcta.

Espero te haya gustado este nuevo artículo esperando tus comentarios abajo.

Un gran abrazo, Luis Cheul.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

7 comentarios en «EL EGO EN LOS MÚSICOS (¿EGO BUENO v/s EGO MALO?)»

  1. Estimado amigo mío, aun recuerdo las palabras de un maestro que tuve en la U. El me dijo así «La música es la musa más hermosa, la mas bella, la más linda, la que siempre has deseado tener, pero a su vez también es la más celosa, y si un músico, se desvía, desgastando energía en otras cosas que no sean música, ella te abandona, se va con otro que la aprecie, y al ser un don, te quemas en las llamas del infierno»… Aclaro que el infierno en este caso, no sería ese infierno Dantesco, si no más bien, se refiere a la frustración ante el abandono del arte de la música…, esto se podría observar en la música extremadamente comercial, en donde predomina más el Glamour, la producción, que la música. Este punto es discutible, puesto que, los músicos, como Mozart, estaban ligados a ese Glamour, no obstante, para un músico docto, o dedicado al jazz, etc., que practica al menos 4 horas diarias, lo más relevante es la música, y ser reconocido por ello es a lo que aspira, y la frustración sería tal (hay casos), si la postura/pose, es más relevante que el arte y dicha consecuencia, no es soportable para un músico…
    Ahora, desde esta mirada, el ego de una persona radica en sus intereses, hay quienes solo quieren que los escuchen, y si no los escuchan, tal vez hieran su ego. También esta el ego que se desprende de ser el «mejor» o el más «popular», sin importar como, y según esto, este último estaría siendo abandonado por el arte de la música, en donde el ego ya no pasa por que lo escuchen y valoren su arte, sino más bien, su ego radica en pasar por encima de todos, en donde la música pasó aun tercer plano, y ya no importa de que se comente de ésta persona, solo importa si vendió o no su imagen, y/o creo ropa (producción), marcó tendencias, hizo noticias por escándalos, drogas etc. Para mi parecer, ha sido totalmente abandonado/a por la música, con mucho más riesgo de caer en una frustración, sin tolerancia al fracaso, en donde alimentar su ego, le tomará las 24 horas del día y te aseguro que le tomara más trabajo eso, que practicar diariamente desde su arte…

    Responder
    • Cesar querido
      Una vez dandole justo en el clavo.
      Incluso lo del infierno es tan real que me imagino las llamas !!!
      No hay nada peor que perder el norte y dejar de lado lo que nos enamoró del principio por intereses egocéntricos.
      Lo vemos a diario en nuestro medio, y no es facil luchar contra el «malo», debo reconocerlo… pero con trabajo y humildad se puede..
      Me quedo con la idea central y medular que es la música en definitiva. Los que tenemos el privilegio de poder pasar nuestra vida junto a ella somos simples medios que aparecemos y desaparecemos, para un bien mayor que se llama música.
      Un abrazo

      Responder
  2. Esto me hace pensar en una pregunta que dejo abierta; ¿harías música si nadie te escuchara?
    Pienso, creo que el problema del ego, bueno o malo, es la fisura constante de la división que se mide a través de una moral lamentablemente precaria, independiente de las metas personales, el camino exige también la realización y/o búsqueda personal no necesariamente que se dictamine por una profesión o camino elegido. Para mi ese es el problema, el absolutismo que existe en los oficios divinos, se decapita el invisible y lo trascendental, la música es un medio, creo que hay que dejar de pensar en que tenemos una ¨misión¨ al respecto por que eso es más del ego mencionado…. somos humildes servidores y estamos conviviendo en un lugar donde existe de todo para todos, no solo humanamente hablando, saliendo de ese antropocentrismo absurdo. vivimos en tiempos en los que pensar solo en si mismo ya sea ego bueno o ego malo es una forma completamente implantada de enfrentarse a un slogan de realidad, la pregunta es, por qué lo hago? cuanto de mi hay en esto y cuanto es una productividad enferma impuesta por un capitalismo disfrazado de ¨arte¨ uuuuuuuuuufffffff humildemente creo que hay que ir mas profundo aun. el problema cala muy hondo, estamos demasiado ocupados produciendo contenidos sin contenidos…

    el detenerse a pensar y vaciar es una revolución en estos tiempos.

    saludos profe 🙂

    Responder
    • Fijate Luz que tu punto de vista es bastante interesante. Da para mucho mas, como mencionas. Yo creo humildemente que el EGO musical es bastante especial. Voy a contarte mi experiencia y quizas puede ser la de varios colegas mas. Sentía desde pequeño que habitaba en mi propia película y que tenia una labor en este mundo. Es un objetivo que me mueve todos los dias y me impulsa a ser cada vez mejor. El problema es que si no entendemos que varios están intentando lo mismo y muchas veces lo logran mejor que uno, pasa a ser un EGO malo y destructivo… se esfumo la magia de esta mision libremente autoimpuesta. Pero a la larga esta historia solo habita en nuestro interior ya que como mencionas somos HUMILDES SERVIDORES, solo un gran de arena en esta tremenda playa
      Muy pero muy interesante y valioso tu aporte
      Agradecido y da para muuucho mas
      Saludos
      Luis

      Responder
  3. Muchas gracias amigo, muy claro y verdadero tu punto de vista.Ojala siempre fuera ego bueno que nos hace crecer y dessfiarnos y jamaz ego malo que nos consume y aplasta y ha ce sufrir a los que queremos y tenemos a nuestro rededor.
    Un abrazo.

    Responder
    • Gracias a ti Monica por comentar
      Claro que mientras sea EGO del bueno, se mueven todas las energias positivas y mas encima confiamos en nosotros. Nos creemos para bien el cuento.
      Ojala que se haya entendido el punto, en tu caso perfectamente
      Un gran abrazo
      LCH

      Responder
    • Es verdad Monica
      Y transversal en la vida diaria.
      El EGO bueno te impulsa a seguir avanzando solo porque muchas veces tienes que autosatisfacer una necesidad interna sin dañar a nadie. Avanzar de esa manera lo veo como positivo, aplastar a los demas para avanzar completamente negativo.
      Ese EGO MALO hay que trabajarlo desde pequeños ya que si no lo vemos y no lo dimensionamos, vivimos convencidos de que solo lo nuestro esta correcto y el resto no. Eso no puede ocurrir si se quiere avanzar y mejorar constantemente. Aprender del otro es lo ideal para alcanzar grandes metas
      Un abrazo y gracias por tu comentario

      Responder

Deja un comentario