historia del trombon, luis cheul

LA BIG BAND Y LA FILA DE TROMBONES

Esta fila es muy especial, tiene un tratamiento específico y una preparación única.

El TROMBÓN es un instrumento de viento, de metal utilizado desde el barroco, clasicismo hasta el siglo XIX como un instrumento IMPRESCINDIBLE en la orquesta sinfónica.

Un poco de historia no está de más…

El trombón nace alrededor del siglo XV como una variación de la trompeta medieval. Se creó una vara en forma de U que producía un eficaz sonido de viento para reproducir sonidos bajos, además de cromáticos.

En Nürenberg (Alemania), nace el trombón en la familia Neuschel. Ellos fueron los responsables de su evolución hacia el siglo XVI.

El sonido se produce gracias a la vibración de los labios en la boquilla por parte del intérprete.

Tipos de trombones

Existen 9 tipos de trombones, pero los más utilizados en música popular y BIG BAND son:

  • TROMBÓN TENOR SIMPLE (por lo general es de una tubería más pequeña, como la primera trompeta. Tiene un sonido más «filudo» que pastoso).
  • TROMBÓN TENOR DE DOBLE AFINACION CON TRANSPOSITOR
  • TROMBÓN BAJO CON DOS TRANSPOSITORES (El sonido más grave de la fila de trombones en una BIG BAND).

En la orquesta se utiliza con frecuencia el trombón tenor y a veces el trombón bajo. A estos dos NO se les considera INSTRUMENTOS TRANSPOSITORES, aunque en los ensambles de metal británicos su música está transportada a Si bemol.

Quizás hemos escuchado muchas veces que el trombón está en Si bemol. Pero NO es un instrumento transpositor. Es decir, lo que está escrito es lo que suena realmente. Esa forma de estudiar “transportado” no se utiliza, pero si existe una “vieja escuela” que aplica este concepto. Puede ser vinculable al estudio de la trompeta (que realmente está en si bemol). Me ha tocado encontrarme con trombonistas que de niño aprendieron en Si bemol y luego con el paso de los años tuvieron que modificar sus posiciones para poder tocar en sonido real. Dato anecdótico y curioso.

 

SECCIÓN DE TROMBONES EN LA BIG BAND

Sección indispensable del formato BIG BAND. La formación ideal son 4 trombones tenores y un trombón bajo. Aunque se puede reducir la fila y tener diversas combinaciones.

Hay que considerar tres aspectos fundamentales para una buena sección de trombones:

  • AFINACIÓN. Acá es realmente donde se diferencia un trombonista del otro. Es un instrumento NO TEMPERADO, es decir posee micro-tonos como el cello, violín, contrabajo etc… Acá hay que trabajar mucho para lograr la afinación perfecta. Como bajista lo asocio al bajo fretless. Me ha costado gran parte de mi vida lograr afinar y tocar sin mirar “los puntitos”. Pero también existen los instrumentos TEMPERADOS, en el caso de un bajista sería el bajo “con trastes”. Ahí es elección del bajista si se mete en el mundo NO temperado o sigue con su bajo con trastes.  El único problema es que no existe un trombón temperado. Es decir, la afinación va a depender 100% del ejecutante y de la metodología de estudio que utilice. Esto lo practica diariamente un trombonista toda su vida. Y lamentablemente, no se le permite fallar.
  • RÍTMICA. Siempre se asocia esta responsabilidad más a la sección rítmica de una BIG BAND. Pero es una responsabilidad COLECTIVA, es decir todas las secciones deben contar con esa competencia. En el caso de los trombones muchas veces hacen melodías solísticas, en donde fluyen maravillosamente. Pero en muchos casos cumplen el rol de ir junto con las trompetas ejecutando EN BLOQUE figuras rítmicas cortas y precisas. Generalmente es el momento de juntarse con la caja del baterista. Es aquí donde aparece el tercer elemento que se debe estudiar con detención.
  • ARTICULACIÓN. Son las variantes que tiene un trombonista de emitir un sonido de cualquier nota. Desde las dinámicas (p-mf-f) hasta las articulaciones (tenuto, staccato, sforzato, etc). El trombón es un instrumento muy versátil. Se le puede exigir prácticamente cualquier efecto, pero va a depender del ejecutante si es capaz de reproducir fielmente todas las articulaciones que escribió el arreglador. Es por eso que un trombonista bien preparado puede “reemplazar” a otro trombonista sin problemas si cumple con las tres condiciones anteriores.

Siempre es deseable que la fila NUNCA se separe. Sean un equipo. Mientras más toquen más se conocen y se logran excelentes resultados colectivos.

Tener como único objetivo EL SONIDO DE LA FILA. Ese sonido mágico, único e irremplazable de una fila de trombones se logra solo teniendo a cada ejecutante comprometido con lograr este objetivo como meta principal.

¿Qué te ha parecido este nuevo artículo?

Espero que te hay gustado y si tienes alguna duda o pregunta que hacerme, no dudes en escribir abajo en la sección comentarios.

Te invito a que sigas navegando en en mi sitio web para más contenido de valor al igual que visitar mi canal de YouTube en donde periódicamente estoy compartiendo contenido relacionado.

Un gran abrazo. Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

2 comentarios en «LA BIG BAND Y LA FILA DE TROMBONES»

Deja un comentario