musico aficionado, Luis Cheul

RUTINA DE ESTUDIO: EL MÚSICO AFICIONADO (PRIMERA PARTE)

Esta pregunta me la han hecho varias veces. ¿Cómo debo organizar mi rutina de estudio? Músicos profesionales y aficionados.

Primero debo aclarar que esta diferencia radica en que el músico profesional se dedica la vida entera a la música. Es decir, tiene todo su tiempo (24-7) dedicado a la música. A diferencia del aficionado que generalmente se dedica a otra actividad la mayor parte de su tiempo y cuando puede a la música.

En este nuevo artículo, voy a referirme al músico aficionado que trabaja en otra actividad que no es la música. Este músico aficionado se toma la música muy en serio. Quizás por cosas de la vida no es su primera fuente de ingreso económico, pero es un sueño que lo ha acompañado desde pequeño. Este sueño no lo abandonará jamás.

Sabe que el tiempo es oro, como lo mencione en el artículo anterior MI BANDA, MI VIDA. Por eso es necesario optimizar el poco tiempo disponible que posee.

Una rutina de estudio diaria es prácticamente imposible, aunque sea “un ratito”. Muchas veces llegan a casa agotados y contra eso no hay mucho que hacer. Descansar y reponer el cuerpo es lo más importante, de lo contrario no se puede rendir bien.

El poco tiempo que disponen deben aprovecharlo al máximo. La lectura es una competencia que no incluiría dentro de una rutina de estudio para estas personas. Si sabe leer mucho mejor, pero si no, no importa ya que ¡Casi nunca la van a necesitar! como en el caso de uno profesional.

Yo pienso que se deben incluir tres aspectos y respetarlos siempre:

 

TÉCNICA

Si los tiempos de estudio son breves igual se pueden lograr excelentes resultados. Según mi experiencia como docente propongo 80% del tiempo DISPONIBLE estudiando y 20% descansando.

La práctica de escalas y arpegios es ineludible. En la velocidad, estilo y formato que le acomode al músico, pero al menos un rato dedicado a esto SOLAMENTE. Recalco la palabra “solamente” porque a todos nos pasa que partimos estudiando y terminamos tocando. Los músicos somos muy desconcentrados, por no decir “volados”.

Recuerdo una frase que Alain Caron me dijo personalmente el año 1998 cuando lo entrevisté en París por mi tesis para graduarme en Alemania:

“CUANDO ESTUDIES NO TOQUES Y CUANDO TOQUES NO ESTUDIES”

Realmente tiene toda la razón. Son dos procesos mentales muy distintos. Uno es cognitivo y racional. El otro es creativo y etéreo. La privacidad es el lugar ideal para probar todo lo que sé. Puedo fallar y repetir las veces que sea y si me equivoco, no pasa nada.

El escenario no es el lugar ni la situación ideal para estar “estudiando”. Es ahí donde NO debo pensar en aplicar lo que estudié en la mañana tratando de que me suene en la noche.  Nunca funciona porque aún no es parte del lenguaje personal interno. Es en el escenario donde debo “jugar” a hacer música y pasar un lindo momento. Es ahí precisamente donde “cosecho” lo que “sembré” estudiando.

 

REPERTORIO

El estudio técnico debe estar dirigido al repertorio que voy a tocar. Ya que el tiempo escasea puedo dirigir mi rutina de estudio técnico desde el repertorio que estoy tocando, por ejemplo, con una banda. Los temas son el objetivo final y ahí es donde el poco tiempo que tengo debo dedicarlo a preparar esos temas bien.

Se confunde esto y muchas veces nos ponemos a tocar sin hacer ese “calentamiento previo técnico”. Esto es muy necesario desde el punto de vista físico ya que nuestra musculatura debe “calentar” ligamentos, tendones, articulaciones, etc… Otra frase emblemática y que se ajusta al tema expuesto sería:

“ESTUDIA SOLO LO QUE VAS A TOCAR”

En definitiva “no gastar dedos de mas” y optimizar los escasos tiempos que posee un músico aficionado. Es en la organización del tiempo donde está la clave para avanzar lentamente y alcanzar a hacer todo.

 

DISCIPLINA Y METODOLOGÍA

De más está decir que sin disciplina nada funciona en la música, sean profesionales o aficionados. Este hábito es muy importante en todos los aspectos de la vida. Si se aprende de pequeño, será sencillo como adulto proponerse metas y lograrlas.

Sacarse puros 7.0 sin estudiar lo entiendo como normalizar el éxito sin esfuerzo”. Según mi opinión esto es grave y nunca llega a buen puerto.

En alguna parte de nuestras vidas esas notas o “numeritos” ya no existen y solo queda el hábito de estudio para seguir avanzando.

Los músicos aficionados lo entienden perfectamente y saben que sin la debida organización y disciplina es imposible llegar al escenario, a grabar un disco, realizar una gira o cualquier meta que se quiera alcanzar. 

En el próximo artículo nos concentramos en las rutinas de estudio de los músicos profesionales.

Espero te haya gustado este nuevo artículo.

Déjame tus comentarios. Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

7 comentarios en «RUTINA DE ESTUDIO: EL MÚSICO AFICIONADO (PRIMERA PARTE)»

  1. Otro comentario, en base a lo q señalas, lo q no deberia pasar, pero pasa y es mas por talento q nada, es q un musico aficionado (como esta definido acá), sea mas capaz y/o tenga mas destreza q un musico (como esta definido acá) profesional…

    Responder

Deja un comentario