mantener el respeto por las bandas, luis cheul

MI BANDA, MI VIDA: LA IMPORTANCIA DEL RESPETO POR LA BANDA

El músico desde que nace tiene el sueño de pertenecer a una banda. Desde niños hemos admirado los grandes grupos y músicos. ¿Quién no tuvo su dormitorio tapizado de posters de las legendarias bandas, del estilo que fuera? Ese sueño se empieza a concretar con la adquisición de nuestro primer instrumento. Inmediatamente buscamos a algún amigo para formar una banda y comenzamos a experimentar el maravilloso mundo de los ensayos. Luego vienen los conciertos, el escenario, las luces, el aplauso y no queremos salir de ahí. Queremos una y otra vez volver a vivir ese momento solo reservado para los artistas.

En un artículo anterior que trataba LA MELODÍA, terminaba con que :

…el verdadero músico  o compositor sigue adelante hasta que la vida diga lo contrario…

En esa frase se resume todo según yo. Una banda compuesta por verdaderos músicos también sigue adelante sorteando la infinidad de dificultades que aparecen en nuestro camino. El camino no es fácil para nadie. La convivencia menos. Una banda que permanece unida por años es prácticamente la familia que siempre quisimos y pudimos elegir, no en la que nos tocó nacer.

Es en este contexto donde se pone a prueba el compromiso individual de cada integrante de ella. RESPETO es una palabra clave en una banda, ya que antes de ser músicos, somos personas, seres humanos los que la componemos. Según mi opinión, en cualquier contexto social debe existir respeto para poder avanzar y construir.

El respeto por la opinión del otro.

La sala de ensayo es el mejor laboratorio de prueba. Ahí es donde el ensayo-error funciona siempre, probar nuevas ideas, etc.. Es justamente en esos momentos donde se genera esa comunicación y se abre el portal de la creación colectiva. Incluso esa magia creativa nos lleva a quedarnos probando una idea que algún integrante propuso hasta que suene bien, sin preocuparse del reloj.

El respeto por el tiempo del otro y el respeto por la banda

La puntualidad es fundamental. Eso demuestra que hay compromiso y “todos empujamos el bote de la misma forma”. No solo se demuestra llegando a la hora indicada. También se exige llegar con mi «parte» bien aprendida para no “gastar” tiempo de más haciendo un trabajo que perfectamente cada uno puede realizar individualmente. En palabras simples ¡no gastarse ni ensayar de mas!

El tiempo es oro

Para aprovechar ese recurso que escasea cada vez más es bueno anotar en un papel los acuerdos y cambios de un tema para optimizar bien el tiempo del siguiente ensayo. Además de calendarizar los ensayos y conciertos con la debida antelación.

La llegada del siglo XXI trajo la tecnología y muchos cambios a nivel mundial. Uno de esos cambios es internet. La posibilidad de tocar con un backing track está siempre presente y es muy bueno. Incluso pensamos que ni siquiera me tengo que mover de mi casa.  Tengo una banda virtual en casa y todo suena «re» bien.

No es muy necesario juntarse con una banda para hacer música: ¡Maravilloso!

Así como “se soluciona” un problema, nace otro que es la socialización del músico. Cuando comencé con las primeras bandas en la década del 80, era imprescindible juntarse a tocar para «sentir» la música. Hasta esos años solamente la posibilidad era haciendo música en vivo. Sin darnos cuenta nos estábamos escuchando y considerando la opinión del otro. Hoy es casi un lujo este fenómeno social. Juntarnos y dedicar nuestro tiempo a armar una banda es «reemplazable» por avances tecnológicos que antes no existían.

Como dije antes, el privilegio de poder cantar con una banda , en un escenario, con luces y aplausos estaba solamente reservado para estos músicos que habían sacrificado la vida entera por estar ahí.  Ahora solo basta con tener un karaoke, ánimo y ganas de pasarla bien. Ni siquiera es necesario cantar bien para “experimentar” una sensación similar a la de una banda con trayectoria.

Creo que es muy bueno pasarla bien y disfrutar. Cada uno tiene el derecho de disfrutar la vida y los momentos de diversas maneras. Solo quiero recalcar que el verdadero músico no incluye esa situación en su vida cotidiana. El músico ama la música en vivo, toca de verdad, es una sensación única. Muchas veces utiliza e incluye la tecnología, pero de otra forma.

Las bandas que han permanecido unidas por décadas son merecedores de un RESPETO MÁXIMO y mi admiración eterna ya que han podido superar las diversas dificultades que todo proyecto de vida conlleva. Son grupos humanos elegidos solo por la voluntad de un sueño común y unidos por la música casi como si fuese un “pacto de sangre”.

Si te ha gustado este nuevo artículo, te invito a que me dejes tus comentarios y de esa manera podemos interactuar un poco más. Para mi siempre va a ser de mucha utilidad saber tu opinión al respecto, tanto de este artículo, como de los demás en mi blog.

Un abrazo.

Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

4 comentarios en «MI BANDA, MI VIDA: LA IMPORTANCIA DEL RESPETO POR LA BANDA»

  1. Una banda es como una familia elegida, totalmente deacuerdo. Yo he tocado con casi todos los musicos de la quinta región, y finalmente, me quede con unos 6 o 7, musicos, hermanos, entre esos tu querido Luis, de los primeros en mi lista. Hace rato q prefiero tocar con amigos, me me entreguen mas q musica…

    Responder
  2. Concuerdo totalmente con Ud maestro, gracias a Dios en las dos Bandas que tengo somos muy unidos y eso no es menor, cuesta encontrar las personas que estén dispuestas a darlo todo por la Banda y que estén en sintonía con la vibra de la música que intentamos crear y que encajen al 100 con las personas que la integramos… si no, todo fluye muy lento y la mayoría de las veces termina por crear problemas.

    Saludos 🫡

    Responder

Deja un comentario