RUTINA DE ESTUDIO: EL MÚSICO PROFESIONAL (SEGUNDA PARTE)

En esta segunda parte me voy a concentrar en los profesionales. Entendamos por músico profesional al individuo que se dedica todos los días a la música, es decir es su actividad principal.

Generalmente comenzamos desde pequeños a involucrarnos con la música. Simplemente jugando y divirtiéndonos con el instrumento elegido. El niño-músico desde pequeño encuentra prácticamente todo ahí. No les interesa nada por sobre la música. Es ahí donde estamos frente a un músico en potencia, un futuro artista y un diamante en bruto que hay que pulir.

La rutina de estudio a la que me refiero no es para niños que asisten regularmente a la escuela. Es para músicos jóvenes egresados de la educación media y que toman la difícil y arriesgada decisión de dedicar su vida a la música.

Si comienzan una carrera para ser titulados, esta rutina es prácticamente imposible de cumplir ya que estarán ocupados cursando y aprobando los ramos correspondientes. La pueden aplicar una vez egresados.

Para esta rutina se necesitan al menos 8 horas diarias pudiendo paulatinamente extenderse a 12 o más. Ósea, tiempo completo durante algunos años.

1.- TÉCNICA

Técnica muscular

La técnica es ineludible. Nos debe acompañar toda la vida. Imprescindible para mantenernos en forma igual que un deportista de alto rendimiento. Se trata de practicar con metrónomo ejercicios propios del instrumento que hayamos elegido sin un contexto melódico. Incrementar la velocidad si suena limpio, de lo contrario practicar en el pulso más alto posible privilegiando la pulcritud y el sonido limpio. No sirve de nada tocar rápido y sucio. Alternar siempre con patrones rítmicos en binario y ternario.

Técnica melódica

Es lo mismo anterior, pero con ejercicios melódicos que incluyan todo tipo de escalas, arpegios, tríadas, tétradas, tétradas con tensiones. Progresiones, permutaciones y distintas agrupaciones. Siempre con metrónomo e incrementando la velocidad en binario y ternario.

 

2.- LECTURA

Saber leer y escribir son herramientas que van de la mano. El que no lee, no escribe. Eso pasa actualmente ya que como humanidad hemos ido perdiendo este hábito y vemos cómo el lenguaje ha retrocedido considerablemente. La correcta ortografía depende de la lectura constante y en la música pasa lo mismo.

Personalmente creo que es imprescindible para un músico profesional. Es la herramienta que nos conecta con todos los músicos del mundo independiente de la nacionalidad y el idioma. La partitura es la misma en todos los países del mundo. Debo mencionar que existen músicos que alcanzan grandes metas sin esta competencia. Pero son casos especiales que dependen de otros factores a los que no me voy a referir.

Lectura primera vista (sight reading)

Difícil si no se aprendió desde niño, pero se puede. El método que propongo es el siguiente:

  • Metrónomo muy lento
  • Leer de izquierda a derecha SIN DETENERSE!
  • Llegar al final y revisar los errores
  • Volver a leer por segunda vez con menos errores SIN DETENERSE!
  • Volver a leer por tercera vez con aún menos errores SIN DETENERSE!

 

Destaco SIN DETENERSE ya que en una situación real la banda no se detiene si te equivocas. Practicar “caer y levantarse lo más rápido posible”. Este ejercicio no debe durar más de 15 min y se hace todos los días.

Repertorio clásico

La lectura de piezas doctas, sobre todo del periodo CLÁSICO (S.XVIII) son muy buenas para desarrollar esta competencia. Es en este tipo de lectura donde se desarrolla el concepto melódico en todas sus formas y variantes.

Repertorio popular

Acá se desarrolla más el concepto rítmico-melódico. Leer en las cifras indicadoras más frecuentes (4/4, 3/4 , 2/2, 6/8) y con rítmica básica, que serían redondas, blancas, negras, tresillos y los derivados de la cuartina. Cifras irregulares y figuras complejas deben estudiarse cuando lo anterior está sólidamente aprendido.

 

3.- TRANSCRIPCIÓN

Es aquí donde se pone en práctica TODO, es decir lectura, escritura, audición y por último ejecución. La metodología que propongo sería:

  • Escuchar y escribir simultáneamente.
  • Revisar cada nota más de una vez. Es muy fácil equivocarse, por eso en esta parte hay que ser muy meticuloso.
  • ¡Apagar el audio!
  • Estudiar la partitura transcrita como en el ítem lectura
  • Apurar lentamente el metrónomo para alcanzar la velocidad del audio original
  • Encender el audio y recién ahí ejecutar simultáneamente

Si utilizo solo la audición, saltándose todos los pasos anteriores llegó a tocar lo transcrito, sin duda, pero no se alcanzó el objetivo propuesto. No hubo lectura y escritura, solo “oreja”. Esas competencias NO EXISTIERON, por lo que sin duda serán potencialmente puntos débiles en el nivel de un músico profesional.

 

4.- REPERTORIO

Standards de Jazz

Es importante conocer al menos algunos temas de este estilo. Es el más “docto” de los estilos populares en donde nos involucramos con las bases de nuestra música popular. La armonía que se desprende del repertorio de Jazz ayuda muchísimo para navegar en otros estilos de gusto personal.

Repertorio obligatorio instrumental

Cada instrumento tiene su historia y su legado. Cuando lo elegimos quisimos tocar el tema X. Nos dedicamos a lo que fuese necesario para lograrlo y así seguimos con los siguientes objetivos. Siempre impulsados por el gusto y el interés personal. Si eres guitarrista, bajista, baterista, etc…. Hay temas que TIENES QUE SABERLO …. ¿Por qué? Porque es parte importantísima de la historia del instrumento que elegiste.

 

5.- DISCIPLINA Y METODOLOGÍA

Acá no hay mucho que agregar. Todos conocemos el viejo dicho popular:

LA PRACTICA HACE AL MAESTRO

Espero te haya gustado. Déjame tus comentarios.

 

Luis

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

4 comentarios en «RUTINA DE ESTUDIO: EL MÚSICO PROFESIONAL (SEGUNDA PARTE)»

Deja un comentario