MODAL v/s TONAL (Segunda parte)

Acá se complica todo. Por varias razones. La primera de ellas es que aún existe una confusión semántica con respecto a este tema.

Escalas Modales Antiguas

Se refiere a los modos gregorianos (S. VII). Estas escalas modales formadas por 8 notas, divididas en 2 tetracordios con dos tonos y un semitono generaban melodías que estaban compuestas por una serie de reglas que son válidas solamente en la música antigua.

Se debían considerar al menos 3 aspectos:

  1. El ámbito que vendría a ser lo que denominamos “registro”. Normalmente era de una 8va pero en algunos casos se extendía un poco más.
  2. La “repercusa” era la nota en la cual NO PODÍA descansar la pieza musical. Para comprender bien este concepto podemos asociarlo al fenómeno de TENSIÓN (dominante), que es acompañado finalmente por un REPOSO (tónica).
  3. La “finalis” era la nota en la cual REPOSABA la línea melódica y generalmente estaba ubicada al final. Es decir, para nuestro lenguaje sería la TÓNICA.

En definitiva el concepto se usa habitualmente para referirse tanto a las «escalas antiguas griegas» como a las usadas en el «canto llano del medioevo». Entre los siglos XVI y XVII estos modos cimentaron el sistema TONAL.

Los modos gregorianos pertenecen a una época específica y su tratamiento era muy distinto a la utilización que le damos en la actualidad. A menudo se confunde y genera más dudas que certezas.

La pregunta clave que está en el artículo anterior (Tonal v/s Modal) es ¿Por qué se aplican “escalas viejas” en la música actual?

Es muy importante entender que los modos gregorianos NO SON LAS ESCALAS MODALES DERIVADAS DEL SISTEMA MAYOR.

Reciben los mismos nombres pero su utilización es completamente distinta

 

Música Modal 

Este término se opone al concepto del artículo anterior.

Modal es “impredecible” y difícil de digerir a diferencia de TONAL, que es muy “predecible” y sencillo de escuchar.

A fines del siglo XIX, compositores como Ravel, Debussy, Stravinski y Bartok utilizan las escalas modales como herramienta fundamental de sus composiciones. Tanto armónica como melódicamente. Esto influenciará a muchos músicos de Jazz en la década del 50.

George Rusell y su libro “Lydian Chromatic Concept for the Tonal Organization” es el punto de partida de la “academización” del Jazz. Descubre que músicos como Coleman Hawkins, Charlie Parker o Lester Young anunciaban una forma de improvisación angular y fragmentada, en donde cada acorde está relacionado al menos con una escala (RELACIÓN ACORDE-ESCALA).

En esta improvisación melódica vertical, es en donde se omiten notas estructurales del acorde (ver artículo TONOS PERFECTOS EN LA NATURALEZA) obteniendo sonoridades distintas mediante el uso de “tensiones” y estructuras superiores (Upper Structures).

Es aquí en donde prevalece la gravedad vertical de la armonía. En resumen, se rescatan las viejas escalas modales (dorio, frigio, etc) y paralelamente se empieza a considerar cada acorde como estructura independiente evitando caer en zonas tonales tradicionales y predecibles.

A principios de la década del 50, Miles Davis con solo 22 años comienza a derribar las barreras de las composiciones tonales y graba el emblemático álbum “Birth of The Cool”, considerado por la crítica como las bases del jazz moderno.

El punto de partida del JAZZ MODAL fue su siguiente trabajo titulado “KIND OF BLUE” (1959). Disco grabado casi sin ensayo, solo con pequeñas indicaciones y cada músico explorando nuevas sonoridades de la mano de Miles Davis.

Es aquí donde en el Jazz modal se utiliza con frecuencia el “paralelismo de la misma especie”. Es decir, el mismo acorde se mueve paralelamente intervalos que no coinciden con la estructura mayor (T-T-st-T-T-T-st). Es en donde prevalece la gravedad vertical de la armonía.

Un ejemplo claro es un acorde menor. Si existen 2 acordes menores distanciados por un tono, ambos acordes entran dentro de una tonalidad mayor tradicional como IIº y IIIº. Esta relación se evita en el Jazz modal. Ejemplo claro es el conocido SO WHAT (Miles Davis) en donde estos acordes están distanciados ½ tono. Es decir, no coincide con los grados de la escala mayor y debe tratarse cada acorde POR SEPARADO. El tema no es TONAL sino MODAL.

Además, el “JAZZ MODAL” utiliza muy pocos acordes, bajo pedal y espacio suficiente para desarrollar melodías sin necesidad de resolución tonal. Esto genera “colores” y “atmosferas” especiales, atípicas e impredecibles, tal como ocurría en Europa con la música impresionista.

Desde la década del 60 hasta la actualidad, existen compositores en todo el mundo de diversas corrientes musicales que han incluido este concepto en sus trabajos. Lo han enriquecido mezclando con otros elementos musicales. Un ejemplo cercano es Luis Alberto Spinetta quien, siendo un compositor asociado al movimiento del rock latino, se puede apreciar en muchas de sus composiciones zonas modales y colores preciosos, que solo logran los “iluminados” como el flaco.

Espero que este nuevo artículo te haya gustado de verdad.

Deja tus comentarios ya que para mi es muy importante saber tu opinión al respecto.

Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

4 comentarios en «MODAL v/s TONAL (Segunda parte)»

  1. Es muy interesante, la sintesis q has logrado, en la improvisación, q es un articulo anterior a este, existe la decisión de utilizar ambos conceptos, aunq sean dos grados como dos menores separados por un T, o dos mayores separados por una cuarta, en ambos casos el improvisador puede decidir hacerlo tonal o decidir utilizar sistema modal (dorio para D- y dorio para Eb-, o Lidio para Gmaj7 y Lidio para un Cmaj7), siempre desde el concepto de improvización, y pensando en resolver al momento de entregar el solo a otro musico…

    Responder
  2. Ademas de utilizar modos de escalas menores, (agrupadas por 3,4,5,6,7), o escalas y arpegios exóticas como (pentatonicas, Bizantina, simétricas, etc.), un mundo de posibilidades

    Responder
  3. Perfecto todo lo que dices Cesar
    Aparte la visión que tienes de la métrica en la improvisación va a generar de seguro un nuevo BLOG
    Te pediré ayuda en este tema
    Gracias por tus valiosos comentarios y u apoyo de siempre
    Luis

    Responder

Deja un comentario