LOS METALEROS

Esta rama de músicos es muy especial. Si bien es cierto hemos escuchado bandas metaleras icónicas que han marcado un sólido camino musical, también hay que destacar muchos factores que siempre me han llamado la atención. Los metaleros se reconocen en todo el mundo. Vestimentas similares, tatuajes, melenas, tipografía, colores alusivos al metal y un sinfín de factores que los unen como un clan especial y único.

En este nuevo artículo me concentraré en las virtudes de los metaleros más que en la historia del metal, que por lo demás esa información es sencilla de obtener. Además, trataré de hacer un paralelo entre un jazzista y un metalero, similitudes y diferencias (según mi visión).

DISCIPLINA Y METODOLOGÍA

Acá los metaleros no perdonan. La música que ejecutan es compleja y precisa. No existe la situación de que un tema suene en varias versiones distintas dependiendo de lo que ocurra en el momento como en el caso de un jazzista. Si bien es cierto se asemejan bastante en la disciplina y metodología, los escenarios en donde se desempeñan son radicalmente opuestos. El jazzista desarrolla la competencia de variar siempre y componer en tiempo real. No deja de ser complejo pero el metalero persigue otro objetivo igual de exigente. Sin esta disciplina sería imposible la correcta ejecución y precisión en las complejas líneas melódicas del metal.

REPERTORIO

El jazzista es un músico que mientras más repertorio sepa, mejor será su desempeño en cualquier proyecto de Jazz. Como se arman, se desarman y se vuelven a armar. Ese ciclo es eterno y muy común para el jazzista, que es un músico “solitario” en su desarrollo artístico. Esta falta de pertenencia con algún proyecto permite que seamos músicos nómades y de alguna forma piezas rápidamente reemplazables. Muy semejante a lo que ocurre en la música docta.

El metalero es irremplazable. Se va el bajista de la banda y están frente a un problema no menor. Todo esto debido a que el repertorio que ejecutan es ÚNICO cuando tienen sus propios temas y no son bandas “covers”.

Trabajan con estructuras mucho más complejas, desde todo punto de vista. Alguna vez me han ofrecido de emergencia reemplazar al bajista de una banda de metal y nunca he podido. En el momento que escuche el repertorio, aborte la misión. Es demasiado complejo y la única forma que tenemos los jazzistas es escribir TODO, nota por nota. Muy complejo, además de no poseer el sonido exigido ya que muchas veces las técnicas son muy personales.

TECNICA Y PRECISION

Muy similar a un músico docto. Se dedican a minimizar errores en frases o ritmos exigentes. En el baterista de metal recae la responsabilidad mayor de la precisión rítmica. Los íconos de esta disciplina son musicazos respetados y admirados en todo el mundo. El estudio y la preparación diaria es muy distinta a la de un baterista de jazz.

Los cambios de metro y cifras indicadoras del metal son algunas de las grandes diferencias con el jazz. Todo esto sin mencionar la parte armónica. Mayormente triadal. Generalmente los metaleros no buscan DENSIDAD como en el jazz sino VELOCIDAD Y PRECISIÓN. En los solos de guitarras por ejemplo podemos apreciar este fenómeno.

(Es necesario aclarar que hay muchas corrientes del metal y cada una enfatiza ciertos aspectos)

COMPROMISO CON EL PROYECTO

Es acá donde el metalero supera ampliamente al jazzista. Como mencione en el artículo Mi banda, mi vida existe un compromiso único con la banda. Forman una familia y trabajan normalmente en forma de taller, probando ideas y desechando otras. Todo en el laboratorio, la sala de ensayo. 2 o 3 veces por semana. El jazzista adolece de esta situación. Generalmente un trío de jazz, se arma para ir a la “pega”, acuerdan los temas, las tonalidades y vamos tocando. Después se desarma y nunca existió una banda como tal. Sí hubo tres músicos que se juntaron a “improvisar” un rato. Eso lo mencione en el artículo «La improvisación en el Jazz».

Por último, no puedo dejar de destacar la FIDELIDAD de los metaleros. No he visto una rama de la música popular más unida y apoyadora. Entre ellos organizan tocatas con 10 o más bandas. Cada banda lleva a su público y así van rotando. Con un respeto único entre ellos. Independiente del factor económico, si van o no por plata como lo hacemos los jazzistas y los doctos. Están muy lejos de ser músicos “mercenarios”. El factor económico pasa a un plano menos relevante y prima el amor y compromiso con el METAL.

¿Qué te ha parecido este nuevo artículo?

Deja tu comentario para saber tu opinión al respecto. Tu sabes que para mi es muy importante conocer tu punto de vista.

Un abrazo. Luis.

5/5
Facebook
Twitter
LinkedIn

Conoce más de mi

LUIS CHEUL es un reconocido músico chileno. Mas de 30 años de carrera profesional como bajista eléctrico, profesor de Jazz, compositor, arreglador y director de Big Band,así como de diversas agrupaciones y formatos orquestales.

1 comentario en «LOS METALEROS»

  1. Hola querido hermano musical, creo que tengo algunas cosas que decir al respecto de este tema. Comencé tocando metal. A mis 12 años ya estaba en una banda, le faltaba un bajista así que lo hice por un tiempo, hasta que pertenecí a mis 15, hasta los 18 años, como guitarrista, a una de las bandas de metal (Death Metal), más reconocidas de la región y en Stgo. Todo lo que dices respecto al compromiso, es verdad, no obstante, acá en de Chilian tierra (y creo que en el mundo pasa igual), no son todas las bandas así de serias, hay muchas que se basan más en una postura, cayendo un poco en un infantilismo y el sueño de pertenecer a la banda, sin auto critica, mas que por la música, por una necesidad interna de figurar, de ser alguien, puesto que muchas veces, no saben siquiera afinar el instrumento, son muy pocas las bandas locales que podrían visualizarse con profesionalismo y eso que tocan solo sus temas, con un repertorio muy acotado, lo cual sería imperdonable hacerlo mal o sonar inseguros, no obstante eso pasa y muchas veces incluso en bandas famosas tales como metallica y slayer, que dejan mucho que desear como instrumentistas en vivo, si no mas bien se valora la pachorra (impronta) de la banda, es un mercado, antes era UNDER…, hoy ya es hasta taquilla. Hasta hace poco casi volví a tocar metal, solo para apoyar a un amigo, reemplazando al guitarrista en una banda metalera, finalmente, no lo hice y de alguna manera, fue para mejor, dado que es el tiempo de memorizar, y creo que eso es lo complejo, porque se trabaja, como bien dices tu sin partitura; pero la verdad, es de una monotonía tremenda un tema de metal, muy simples y fáciles de tocar, son pocas las bandas entretenidas realmente en este estilo (esto lo comento como musico, sin el sesgo de un amante del metal), y lo entrete, vendría siendo el solo de guitarra y/o algunas bandas poliritmicas (hijos de rock progresivo), y en mi gusto personal, en el Death Metal una o dos bandas, lo demás es muy carente de armonía y casi todos sus temas iguales. Respecto a si es una buena escuela para mover los dedos, destreza, creo que si lo es, pero, solo desde una mirada de ejercicios, que si lo llevo a una mirada musical, muchas veces son sin un sentido, rayando inocentemente, o sea sin saberlo, en algo parecido a la música contemporánea. Además el ego que se siente en bandas pequeñas, mucho más que en bandas consagradas, es abismante, mucho más que en un musico docto o jazzero. En fin yo vine a conocer de música y entender la seriedad de esta, cuando deje de tocar metal, y estudie música, con esto no quiero decir que sea malo, sino que es la rama más pobre del rock y que en alguna medida es incomprensible, puesto que aman la técnica ( es una medición entre ellos), pero la mayoría no la adquiere, no estudia, solo crean sus temas, y es más postura que nada, de igual forma debo destacar grandes músicos de metal y que se nota la diferencia con sus bandas, algunas de ellas son: Megadeth, King Diamond, Testament, Morbid Angel, Death, Dream Theater, Deicide Suffocation, Iron Maiden, y acá en Chile, Pentagram, Criminal, Dethroner y lo demás muy del montón, con problemas de originalidad, ego y hasta pulso, con más ganas que talento y/o estudios. Creo que hace falta seriedad en las escuelas de música popular, incluir el metal como una asignatura, ya que es un estilo reconocido, pero muy resistente a la critica y persisten muchas veces en gastar dinero, en auto producciones, que no prosperan muchas veces mas allá de una tocata y eso que existe el reconocimiento del estilo, además de un público que apoyará incondicionalmente, solo por ser metal, muchas veces sesgado por la pasión hacia este estilo…

    Responder

Deja un comentario